Header Ads

20 años sin Joaquín Balaguer, una figura que continúa trascendiendo en el tiempo




El caudillo fue catalogado por muchos como el gobernante que heredó las estructuras de Trujillo; mientras que para otros es considerado como el padre de la democracia que evitó la imposición de un régimen comunista en el país

SANTO DOMINGO, R.D.- Hoy se cumplen 20 años de la muerte de Joaquín Balaguer, considerado como uno de los líderes políticos más importantes del siglo XX en República Dominicana.

Descrito por sus allegados como un ser humano enigmático y reservado, Balaguer dio sus primeros pasos en la política al lado de Rafael Estrella Ureña; además, sobrevivió a los 31 años del dictador Rafael Trujillo como uno de sus cortesanos y luego se posicionó como la figura central del Estado dominicano desde 1966 hasta su muerte.

Sus comienzos como joven promesa de la política se ubican en Santiago, sobre todo cuando el 23 de febrero de 1930 fue elegido para que redactara el manifiesto que dio a conocer el Movimiento Cívico de Estrella Ureña, el cual forzó la salida del poder de Horacio Vásquez.

Su talento para la oratoria y los escritos atrajeron la atención de Trujillo, quien lo mandó a buscar con dos oficiales que lo llevaron a uno de los chalets anexos a la Mansión Presidencial, lugar donde este vivía con su segunda esposa, doña Bienvenida Ricardo, quien era una pariente cercana de Balaguer.

Allí el joven político fue recibido por Trujillo, quien lo adoptaría como su acompañante en los recorridos que haría por todo el país.

Luego de que este se impusiera el 16 de mayo de 1930 como presidente de la República y relegara a Estrella Ureña en la vicepresidencia, Balaguer fue apartándose de quien fuera su primer mentor político.

El cortesano

Durante la Era de Trujillo (1930-1961), se desempeñó como secretario de la Legación Dominicana en Madrid (1932-1935); subsecretario de la Presidencia (1936); subsecretario de Relaciones Exteriores (1937); Embajador Extraordinario en Colombia y Ecuador (1940-43 y 1943-47 ); Embajador en México (1947-1949); secretario de Educación (1949-1955); secretario de Estado de Relaciones Exteriores (1955-57), y finalmente, “Presidente Títere” (1960-1961).

En su obra: “Memorias de un Cortesano en la Era de Trujillo”, Balaguer detalló que el tirano disfrutaba humillando e insultando a sus “sirvientes” y empleados del régimen de la peor manera. No obstante, él destacó que nunca sufrió ningún tipo de atropello por parte del dictador. Por el contrario, siempre estuvo cerca del poder desde el inicio de la férrea dictadura.

Los doce años

En julio de 1966, Balaguer asume el mando por primera vez de manera autónoma, sin la supervisión de Trujillo y con el apoyo de Estados Unidos.

En sus memorias destaca que no es a él, sino a la posteridad, a la que le corresponderá enjuiciar lo acontecido durante los famosos “Doce Años” (1966-1978).

Sin embargo, entre los puntos negativos que opositores le endilgan de manera directa está el asedio a la prensa nacional, a través de la intimidación y las amenazas de muerte. Además, el clima de inestabilidad política que obligó al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), el mayor de la oposición en ese entonces, abstenerse de participar en las elecciones de 1970 y 1974.

Otras de las tantas críticas fueron las persecuciones a jóvenes de tendencia izquierdista, sobre todo aquellos que tomaron parte en la guerra de abril de 1965.

Muchos de esos jóvenes como Amín Abel Hasbún, Otto Morales y Homero Hernández fueron asesinados por efectivos policiales o grupos paramilitares como la famosa “Banda Colorá”.

Balaguer atribuía esa violencia a los odios que aún quedaban de los sucesos de abril de 1965 y a las llamadas “Fuerzas Incontrolables”.

La página en blanco

Uno de los crímenes que más salpicaron su gestión durante esa época fue el asesinato de Orlando Martínez, quien se presume fue por motivos políticos.

En Memorias de un Cortesano, Balaguer se refiere a este suceso en la página 295 de su obra: “Esta página se inserta en blanco. Durante muchos años permanecerá muda, pero un día hablará, para que su voz sea recogida por la historia. Callada, como una tumba cuyo secreto a voces se levantará, acusador, cuando el tiempo permita levantar la losa bajo la cual permanece yacente la verdad”.

Diez años de Balaguer

Balaguer salió del poder en 1978 y así permaneció hasta en 1986 cuando bajo la consigna del “vuelve y vuelve” regresó con una forma de gobernar distinta a la de los doce años.

Con el tiempo pasándole factura y el haber admitido de manera pública que estaba ciego, Balaguer se abría paso a un estilo más moderado de gobernanza y con apertura y mayor garantía a los derechos humanos de los ciudadanos.

Sin embargo, las crisis que se generaron en los últimos procesos electorales debido a las reiteradas denuncias de fraudes, provocaron que el PRD, encabezado por José Francisco Peña Gómez, forzara a Balaguer a que llegara a un acuerdo de reducción de su mandato a dos años en 1994.

Entre los puntos acordados se estipuló que en 1996 se celebrarían nuevos sufragios sin que él pudiera presentarse al torneo electoral.

Su muerte

El 14 de julio de 2002, un paro cardiaco sorprendió a Balaguer, de 95 años de edad, mientras dormía en una cá­lida cama de la Clínica Abreu, donde fue atendido permanentemente por doctores y enfermeras que en vano trataron de salvar­le la vida.Tras su deceso, el cuerpo del líder reformista fue colocado en su residencia, ubicada en la avenida Máximo Gómez, donde se oficiaron dos misas; una encabezada por el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez y otra por el arzobispo de Santiago, Juan Antonio Flores.En la vivienda, junto al féretro con su cuerpo, estaba un retrato suyo de fondo y una estatuilla de Jesucristo.

1966-1978
Los doce años del gobierno de Joaquín Balaguer se caracterizaron por las persecuciones a los jóvenes de pensamiento de izquierda, y por los conflictos con la prensa dominicana.

No hay comentarios

Imágenes del tema: enot-poloskun. Con la tecnología de Blogger.