Header Ads

Era amante de las “selfies” en acantilados y muere al caerse de un precipicio intentando la foto perfecta

BELGICA.- Zoe Snoeks, de 33 años, falleció este martes luego de que cayera de una altura de 30 metros por un precipicio en Bélgica cuando intentaba hacerse una selfie mientras iba de viaje con su esposo

El esposo, Joeri Janssen, dijo al medio Newsflash que desde el inicio de la pandemia ambos se dedicaron a conducir por toda Europa en su camioneta y tirar hermosas fotos.

De acuerdo a People en español, el día de la tragedia en el acantilado cercano al pueblo de Nadrin, en la provincia de Luxemburgo, la pareja iba a regresar del viaje a su casa en Limburgo junto a sus perros Joy e Ivy.

“Nos levantamos muy temprano para tomar fotografías del Herou”, dijo el esposo, refiriéndose a la elevación de rocas de 4,600 pies de altura. “Casi siempre hay niebla allí. Es genial para fotos. Llegamos antes de las 9 a.m.


En un momento, Snoeks le pidió cuidara a los perros para tomarse fotos al borde del precipicio. En cuestión de segundos la mujer desapareció y el esposo no se percató de lo sucedido.

“Me volví hacia los perros y les dije que esperaran. Cuando me volví hacia Zoe, ella ya no estaba allí. Ella acababa de desaparecer. Debe haber sucedido en menos de cinco segundos “, relató Janssen.

“No vi ni escuché nada. Sin crujidos, sin gritos ni gritos. Miré hacia arriba y solo vi polvo “, sostuvo. “La llamé aunque sabía que era inútil. El abismo tenía varias decenas de metros de profundidad”.

En ese instante el esposo llamó a los servicios de emergencia, pero casi no tenía red.

“No me entendieron, a pesar de que hablo un poco de francés “, dijo.

Luego corrió el hotel Le Belvedere para buscar ayuda. “El equipo de rescate no pudo encontrar a Zoe de inmediato, dijeron en francés. Luego me dijeron que lamentablemente Zoe estaba muerta, también en francés, pero enseguida entendí lo que querían decir”, dijo.

El cuerpo de la mujer fue recuperado por un equipo de rescatistas que incluía policías, bomberos, buceadores y miembros del Grupo de Intervención y Reconocimiento de los Peligros del Medio Ambiente.

“Tomar fotos era su pasión. Inmediatamente desbloqueé su teléfono y vi que había tomado una foto en el borde del acantilado. Su última selfie”, dijo el esposo. “Zoe está mirando al frente. También se puede ver la niebla y el río donde finalmente encontraron su cuerpo”.

No hay comentarios

Imágenes del tema: enot-poloskun. Con la tecnología de Blogger.