Header Ads

INVESTIGACIÓN: Los niños con autismo presentan un mayor riesgo de trastornos alimenticios


MADRID.- Una nueva investigación del University College de Londres ha comprobado que los niños con autismo presentan un mayor riesgo de padecer trastornos alimenticios, según publican sus autores en el 'Journal of Child Psychology and Psychiatry'.

Investigaciones anteriores habían encontrado que el autismo y los trastornos alimentarios pueden presentarse juntos, ya que el 20-30% de los adultos con trastornos alimentarios tienen autismo y el 3-10% de los niños y jóvenes con trastornos alimentarios.

Sin embargo, no estaba claro si los rasgos autistas son el resultado de trastornos alimentarios o si los preceden. Este nuevo estudio longitudinal ha encontrado que los rasgos autistas en la infancia son anteriores a los comportamientos característicos de los trastornos alimentarios, por lo que podrían ser un factor de riesgo para desarrollar trastornos alimentarios.

La autora principal, la doctora Francesca Solmi, de UCL Psychiatry, señala que han descubierto que "los niños pequeños con rasgos autistas a los siete años tienen más probabilidades que sus compañeros de desarrollar síntomas de trastornos alimentarios en la adolescencia".

"La mayoría de los otros estudios analizaron las instantáneas a tiempo, en lugar de rastrear a las personas durante varios años, por lo que no estaba claro si el autismo aumenta el riesgo de trastornos alimentarios o si los síntomas del trastorno alimentario a veces pueden parecerse a rasgos autistas", añade.

Para la investigación estudiaron a 5.381 adolescentes que participaron en investigaciones longitudinales desde el nacimiento como parte del estudio de cohorte 'Niños de los años 90' de la Universidad de Bristol. Los investigadores consideraron si tenían rasgos sociales autistas a los 7, 11, 14 y 16 años, y trastornos alimentarios (ayuno, vómitos, dietas prolongadas o atracones) a los 14 años.

Los investigadores estidiaron los rasgos autistas informados por la madre, en lugar de un diagnóstico de autismo, lo que significa que los hallazgos del estudio involucrarían a niños que no necesariamente tienen autismo, pero también incluirían a niños con autismo que podrían no haber sido diagnosticados.

En el grupo de estudio, el 11,2% de las niñas reportaron al menos un comportamiento alimentario desordenado en el año anterior (7,3% las experimentan mensualmente y 3,9% semanalmente), en comparación con el 3,6% de los niños (2,3% mensual y 1,3% semanal).

Los adolescentes con trastornos alimentarios mostraron niveles más altos de rasgos autistas a la edad de siete años, lo que sugiere que los rasgos autistas eran anteriores a la alimentación desordenada (ya que los trastornos alimentarios son muy raros a los siete años) y, por lo tanto, podrían representar un factor de riesgo para los trastornos alimentarios.

Los niños que mostraron rasgos autistas más altos a los siete años tenían un 24% más de probabilidades de tener conductas alimentarias desordenadas semanales a los 14 años. Un análisis posterior confirmó que los trastornos alimentarios a los 14 años no parecían aumentar los rasgos autistas a los 16 años.

Si bien el estudio no investigó las razones detrás de esta relación, los investigadores señalan que los niños con autismo pueden tener dificultades con la comunicación social y el desarrollo de amistades, lo que podría contribuir a mayores tasas de depresión y ansiedad a edades tempranas. La alimentación desordenada puede resultar de métodos disfuncionales para hacer frente a estas dificultades emocionales.

Otros rasgos autistas, si bien no se incluyen en la medida específica de los rasgos sociales autistas utilizados, también pueden estar relacionados con trastornos alimentarios, como la rigidez del pensamiento, los comportamientos inflexibles, el procesamiento sensorial inusual y las tendencias hacia comportamientos repetitivos.

El coautor doctor William Mandy, del UCL Psychology & Language Sciences) avanza que "el siguiente paso es aprender más sobre por qué las personas con rasgos autistas tienen un mayor riesgo de desarrollar un trastorno alimentario para que podamos diseñar intervenciones para prevenir los trastornos alimentarios".

"Alrededor de una quinta parte de las mujeres que presentan anorexia nerviosa tienen altos niveles de rasgos autistas, y hay alguna evidencia de que estas mujeres se benefician menos de los modelos actuales de tratamiento de los trastornos alimentarios --alerta--. Las personas con autismo y trastornos alimentarios pueden necesitar un enfoque diferente hacia el tratamiento".

Por su parte, el autor principal, el profesor Glyn Lewis, del UCL Psychiatr, remarca que "los padres y otros cuidadores de niños con autismo deben ser conscientes de que existe un mayor riesgo de desarrollar trastornos alimentarios. Estar alerta a las conductas alimentarias desordenadas y buscar ayuda temprano podría ser útil".

Finalmente, Tom Quinn, director de asuntos externos de la organización benéfica de trastornos alimentarios Beat, agradece esta investigación porque "la intervención temprana es importante en el tratamiento de los trastornos alimentarios y esperamos que esta investigación ayude a los padres y los médicos a detectar los primeros signos de un trastorno alimentario con mayor rapidez y se aseguran de que las personas en riesgo de desarrollar un trastorno alimentario obtengan la ayuda que necesitan".

No hay comentarios

Imágenes del tema: enot-poloskun. Con la tecnología de Blogger.