Header Ads

ADR San Juan reconoce a mujer en su día por su esfuerzo de superación


Momento del reconocimiento a la joven Bianka Feliz Ogando 


Por Gregorina Fuentes 

SAN JUAN DE LA MAGUANA, R.D.- La Asociación Dominicana de Rehabilitación (ADR), Filial San Juan, en conmemoración al Día Internacional de la Mujer, entregó un reconocimiento a la joven Bianka Feliz Ogando por su voluntad de superación y lograr su independencia como persona en poco tiempo.

Además de la placa se le donó un cheque como ayuda a su negocio personal de ventas. 

La joven Bianka, de 24 años de edad, a sus 3 años presentó el diagnóstico de artritis por reumatoide. Los dolores eran tan fuertes y frecuentes, que le causaba a menudo reacciones complejas, como cardiopatía dilatada.

Producto de una visita de la encargada del departamento de Trabajo Social de la Filial San Juan, desde 2017, Bianka comenzó con sus procedimientos terapéuticos en el Centro, acompañada de su madre. Mejorando significativamente su condición en tan solo un año. 

Guillermina Piña, miembro del Consejo de Gestión de la Filial, pidió a Dios sabiduría para todas las mujeres, en especial, a las que presentan alguna condición de discapacidad. 

Por otro lado, Thania Márquez, representante de la directiva, de igual manera leyó la biografía de Bianka Feliz Ogando, destacando su trayectoria desde el nacimiento hasta hoy, quien ya es una persona independiente, capaz de realizar por sí sola sus actividades de la vida diaria, desplazándose a diferentes lugares asistida por un andador. 

“Bianka es estudiante del 7mo de secundaria en la Escuela Juana María Vargas, ha realizado cursos de capacitación, permitiéndole tener una mejor vida social. Además, vende productos de L’Ebel, CyZone y Ésika”, enfatizó Márquez, durante la intervención.

La administradora, Marcia Alcántara Carmona, felicitó a todas las mujeres en su día, destacando la motivación y la alegría de Bianka, desde que pudo notar su mejoría con las terapias. Dijo también, que los resultados de la joven, son gracias al trabajo multidisciplinario y sus terapeutas Frankilin Castillo y Mabel Pérez. 

La usuaria y su madre, Sarah Ogando Mejía, mostraron gratitud con la institución por el avance físico y emocional. Sarah expresó que nunca antes había visto a su hija tan feliz, animada e integrada a la sociedad.

Más sobre Bianka Feliz Ogando

Usuaria de la ADR. Tiene 24 años de edad. Según su madre, Bianka desde el nacimiento presentaba extremidades alteradas; no tenía fuerzas en el cuello, por lo que lloraba mucho. Fue llevada al médico y después de realizársele diferentes estudios, a la edad de 3 años se le diagnosticó artritis por reumatoide juvenil. Tuvo que ser medicada para los dolores tan intensos, a tal punto de tener reacciones como cardiopatía dilatada. 

En muchas ocasiones, fue ingresada a causa de las crisis en el Hospital Pediátrico Robert Reid Cabral. Ahí recibía terapia, siendo referida en dos ocasiones a cirugía de cadera. Sin embargo, no pudo ser operada, ya que según los médicos ella tenía las piernas muy encogidas y era muy riesgoso. Luego, los médicos evaluaron la posibilidad de ponerle las prótesis en las rodillas, pero tampoco pudo ser. Más tarde, su madre decide trasladarse hacia San Juan de la Maguana, donde reside en la actualidad. 

En lo emocional, Bianka siempre se percibía desmotivada y no le gustaba salir de la casa, se sentía menos a los demás. 

Hasta que un día fue visitada por nuestra trabajadora social, Alexandra Sención en 2017, para donarle una silla de ruedas, motivando a su madre a que la lleve al Centro de Rehabilitación en San Juan. A la semana fue evaluada por la doctora Giocondy Bautista, fisiatra de la Filial, indicándole Terapia Física, Terapia Ocupacional y Psicología. 

Al ingresar a la institución, era dependiente de su padre para lograr los hábitos de la vida diaria, tales como bañarse, vestirse, ir al baño y se desplazaba en silla de ruedas. Para 2018, gracias a las terapias su condición fue mejorando, convirtiéndose en una persona independiente, capaz de realizar sus actividades de la vida diaria y acude sola a los lugares con la ayuda de su moto taxi (un andador), como le llama. 

Su madre cuenta que nunca la había visto tan animada, alegre e integrada.

No hay comentarios

Imágenes del tema: enot-poloskun. Con la tecnología de Blogger.