Header Ads

¿El Centro Olímpico tiene deportes gratis para los niños?

Santo Domingo R. D. Los grandes complejos de esta capital están reservados para una clase muy especial: los que más pueden y deportistas de élite.
En el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, el más grande y completo del país, con facilidades para la práctica de cerca de una veintena de disciplinas deportivas cada día concentra a cientos de personas de todas las edades las cuales realizan algún tipo de actividad.
Empero, no llegan a cinco las instalaciones que pueden ser utilizadas libremente por el público, porque casi todas están comprometidas con academias y escuelas que operan en las mismas, las cuales cobran a los deportistas.
Algunos de los técnicos que prestan servicios en esas escuelas y academias son gratificados con los recursos generados por el pago de cuotas mensuales de los deportistas o usuarios de esos servicios y otros entrenadores son asalariados del Ministerio de Deportes.
De todas las personas que asisten cada día al Centro Olímpico los niños son los más discriminados.
Un vistazo en las horas pico por ese complejo deportivo se muestra a algunos padres y regentes de ligas, clubes y academias utilizando hasta las áreas libres o verdes para realizar sus actividades, mientras las instalaciones deportivas son ocupadas por las escuelas y academias, mientras que en casos muy particulares, las federaciones trabajan con sus diferentes selecciones y preselecciones, así como con sus respectivos programas de desarrollo, con atletas exclusivamente escogidos para tales fines.
El no tener acceso a una instalación deportiva pública de manera libre y sin ningún costo afecta principalmente a aquellos infantes que se inclinan por el béisbol, los cuales tienen que improvisar plays en áreas verdes o libres para la práctica de ese deporte.
En algunas áreas existen pequeños parques infantiles que fueron creados a partir de los Juegos de 2003 pero que son de uso netamente recreativo.
 Deportes de combate acojen a niños en escuelas por paga

Una mirada por los diferentes pabellones especializados en deportes de combate muestra la realidad planteada.

La totalidad de esos pabellones funcionan escuelas que para su sostenimiento, precisan del cobro de una cuota a sus usuarios o alumnos. Según sus regentes, esa es una tradición en el país, sin embargo, ninguna de esas organizaciones tienen un día u horario dedicado a ofrecer clases gratuitas a la ciudadanía que así lo demande.
En el más grande complejo del país existen también canchas de tenis, pabellones para karate, taekwondo, judo, lucha, wushu, racquetbol, una cancha de balonmano, un complejo de piscinas, un pabellón de ajedrez y un velódromo.
Tenis

Alexa Rivera es una de esas niñas que asisten a las canchas abiertas de tenis en procura de hacer deporte. Acompañada de su madre Deyanira Arias, Alexa es asistida por un técnico que opera una de las academias de tenis que desarrollan allí sus actividades.

Con apenas 13 años, estudiante del colegio Nuestra Señora de La Fe donde cursa el 8vo curso, Alexa debe pagar una mensualidad por recibir instrucciones.
La academia es dirigida por José Durán, quien dice que con esos fondos debe proporcionar las pelotas y otras facilidades a los poco más de 20 niños que tiene bajo su dirección.
“Me siento contenta, me gusta el tenis y por eso vengo aquí”, manifestó Alexa.
Deyanira Arias es la madre de Alexa, quien debe acompañar a su hija de 13 años a las canchas de tenis, dice que hace el sacrificio  “porque vale la pena”.
Asimismo, Fraian Liranzo, estudiante del séptimo grado del colegio San Benito, va los martes, jueves y viernes a recibir clases de tenis, pero también tiene que pagar.
“No hay de otra. Tengo que pagar si quiero jugar tenis”, dice Liranzo, quien señala que a esto se agrega el pago de transporte para llegar hasta las canchas.
Judo

El presidente de la Federación Dominicana de Judo, Gilberto García, informa que en esa instalación hay un área infantil donde asisten cerca de un centenar de niños aficionados a ese deporte.

 Esta área está en la parte posterior del salón principal y allí funciona la denominada Escuela Nacional Infantil. Los niños pagan una cuota módica y los recursos son utilizados para el pago de los entrenadores o profesores, otros dos son pagados por el Ministerio de Deportes.
Esa escuela funciona los días lunes, miércoles y sábado, en dos tandas, pero la de mayor afluencia es en la tarde.
Iguales escuelas de este tipo funcionan en clubes privados de la capital y el interior del país. También hay profesores de judo que tienen sus propias academias en las que también cobran cuotas, además los usuarios deben obtener, mediante compra, la indumentaria que deben llevar.
Según García, el judo es un deporte cuya práctica es recomendada por la Unesco, porque es una actividad que forma y disciplina a los usuarios.
El doctor García Voigt, un ex atleta de judo y quien acompaña a uno de sus hijos al pabellón de judo, dijo que se siente satisfecho con los resultados que ha logrado su hijo Pedro Alejandro Cardi García.
“Es un deporte muy bueno. En mi familia hay una gran tradición de judocas”, dijo el médico, mientras abandonaba el pabellón junto a su vástago.
Su hijo Pedro Alejandro, estudiante del séptimo grado del colegio Nuestra Señora de La Fe, dice se siente a gusto practicando el judo. En la actualidad es el campeón nacional de la categoría pesada (más de 90 kilos) y es miembro de la selección nacional.
La Casa Nacional del Judo es una estructura dos niveles, remodelada en el año 2003 con una inversión de 14.2 millones de pesos, en ocasión de la celebración en el país de los Juegos Panamericanos.
Tiene vestidores, baños de atletas, área de calentamiento, ampliación de área de competencias, gradas, área VIP, oficinas, entre otras facilidades.
Lucha

El deporte de la lucha tiene un pabellón en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, pero está dedicado exclusivamente a las selecciones nacionales y a los programas de desarrollo de nuevos valores.

Antonio Acosta, presidente de la Federación Dominicana de Lucha informó que los niños y adolescentes que se acercan a practicar lucha desde sus inicios quedan en manos de los clubes.
“La federación sólo se enfoca en las selecciones y programas de desarrollo de talentos, mientras que los clubes de aquí y el interior son los que captan a niños y jóvenes que después nosotros convocamos a eventos regionales y luego los mejores vienen aquí”, explica Acosta, quien también es el Secretario General del Comité Olímpico Dominicano.
Deja claramente establecido que a los niños y adolescentes no se les cobra en los clubes y que los entrenadores son pagados por esa federación. Cita a Los Minas, Cristo Rey, La Barquita, entre otros lugares donde asisten decenas de niños a practicar lucha.
El pabellón de lucha, es una obra de dos niveles, también posee facilidades similares a otras instalaciones de su naturaleza.
En el mismo existe una gran área de competencias, otra para entrenamiento, gradas, sanitarios, todo esto en el primer nivel, mientras que en el segundo nivel están las oficinas, salón de entrenamiento, pequeñas mini villas y un comedor contiguo.
Boxeo

El ingeniero Bienvenido Solano, presidente saliente de esa federación, explica que en el deporte de boxeo no se admiten niños.  La labor de iniciación se deja a los clubes, a los cuales se les suple utilería de acuerdo a las posibilidades de esa federación.

“Nosotros sólo tenemos categorías cuya edad mínima es de 15 años. Los menores se refieren a los clubes”, puntualiza Solano.
Las canchas de tenis son ocupadas todas las tardes por academias. Apenas un par de frontones o paredes para pelotear están libres para el público.
Los operadores de las academias dejaron claro que el Ministerio de Deportes tiene días y horas a la semana con entrenadores para todo el que quiera ir a recibir clases de tenis o simplemente pasar un rato jugando.
(+)

EL GIMNASIO
El deporte de boxeo tan sólo tiene un gimnasio en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte y está especializado en preparar a los equipos nacionales.

Es un área muy reducida entre los pabellones de voleibol y taekwondo.
Apenas cuenta con un salón para entrenamiento y una pequeña minivilla.
Karate

Karate, al igual que otros deportes de combate, tiene en sus instalaciones escuelas con niños que van desde los cinco años.

Estos deben pagar una cuota para cubrir los profesores que laboran allí en las diferentes tandas, porque los designados por el Ministerio de Deportes no dan abasto.
Según Alberto Soriano, uno de los técnicos de esa federación, alrededor de 60 niños se dan cita en esa instalación en diferentes tandas.
Asimismo, los niños deben comprar la indumentaria necesaria para la práctica de esa disciplina.
El mismo esquema opera en todo el país, pero bajo la supervisión de las Asociaciones afiliadas a la Federación Dominicana de Karate.
Pero tiene un espacio especializado para la práctica de menores que van al lugar, porque las áreas principales están destinada a los trabajos de los diferentes equipos nacionales y los programas de desarrollo de talentos que luego ingresan a los diferentes equipos que representan el país en eventos internacionales.
El pabellón de karate también fue reacondicionado con motivo de los Juegos Panamericanos de 2003.
Tiene un amplio salón destinado a competencias y allí se destinan horarios específicos para que operen las escuelas.
Taekwondo

El presidente de la Federación Dominicana de Taekwondo, confirmó la existencia de escuelas que son regenteadas por profesores que paga ese organismo. Lo mismo sucede en el resto del país.

Pero indica que más del 60 por ciento de los niños y adolescentes que asisten a esas escuelas son becados.
“Abrimos las puertas a aquellos que menos pueden, pero bajo la única condición de que tienen que estudiar”, dijo Camacho, señalando que eso sucede a todos los niveles, donde un requisito fundamental es que estén estudiando porque además de quererser deportistas, también nos preocupamos por formar jóvenes para el futuro.
A la escuela que opera en el pabellón de karate asisten entre 30 y 40 niños diariamente con varias sesiones. Allí trabajan cinco instructores pagados por esa federación.
Tanto esa escuela, como las que funcionan en el interior del país, son supervisadas por las asociaciones y la federación.
Los profesores de esas escuelas reciben todos los años un curso de actualización a los fines de que todo lo que enseñen sea acorde con las últimas normas de ese deporte.
Ramón Rodríguez

No hay comentarios

Imágenes del tema: enot-poloskun. Con la tecnología de Blogger.