Header Ads

Una "explosión" en Texas deja muertos y más de 150 heridos


WASHINGTON.- Al menos nueve personas han muerto, ocho han desaparecido y más de 150 han resultado heridas a causa de la explosión que se ha producido en la noche del miércoles en una fábrica de fertilizantes de la localidad de West, en el estado de Texas, según informaron fuentes oficiales a la cadena de televisión local KWTX. No obstante, los bomberos de la ciudad temen que el balance sea de «entre 60 y 70 muertos».
Los servicios de rescate están inspeccionando casa por casa en busca de supervivientes y víctimas en toda la zona afectada por el desastre.
De momento se desconocen las causas de la explosión en la fábrica, ubicada justo al lado de un complejo de apartamentos, una residencia de ancianos y un colegio.
Hasta al momento se ha confirmado el fallecimiento de seis bomberos, dos médicos de emergencias y un agente de Policía, así como la desaparición de siete enfermeras de la residencia y de un agente municipal, ha declarado el director del sistema de emergencias de West, George Smith.
El propio Smith había declarado previamente que «los bomberos temen que el número de víctimas aumente hasta los 60 o 70 muertos», según la CNN. Muchas viviendas han quedado destruidas y se prevé el hallazgo de cadáveres entre sus restos, según el responsable de emergencias. "Ha sido como una bomba nuclear", ha declarado el alcalde de West, Tommy Muska, citado por la CNN. Según el observatorio sismológico de Estados Unidos (USGS), la explosión generó un temblor de magnitud 2,1 en la escala de Richter.
El portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, D.L. Wilson, ha informado -citado por el diario «Waco Tribune Herald»- de que la mitad de la población de West (2.800 habitantes) ha sido evacuada, incluidas las 133 personas que estaban en una residencia de ancianos situada junto a la fábrica de fertilizantes.
Además, ha señalado que entre 50 y 75 edificios han sufrido daños y, en concreto, que un complejo residencial con 50 viviendas ubicado cerca de la fábrica de fertilizantes «ha quedado como un esqueleto». El colegio ha resultado también afectado y toda su estructura va a ser revisada.
Los heridos fueron trasladados a hospitales locales, añadió el portavoz de los bomberos.
Un testigo de la explosión, Bill Bohannan, que en ese momento estaba de visita en casa de sus padres, cerca de la planta, dijo a un diario que la explosión fue “devastadora”.
“Dije, esto va a explotar... Y les dije a mis padres que entraran dentro del coche. Estaba de pie junto a mi coche con mi novia, a la espera de que mis padres saliesen y (la planta) explotó. Nos golpeó contra el auto”, dijo.
La explosión ocurrió mientras Estados Unidos se encuentra aún sacudido por el atentado el lunes durante la Maratón de Boston que dejó tres muertos y más de 180 heridos, y por las revelaciones de que tres cartas con veneno de ricino, una de ellas dirigida al presidente Barack Obama, fueron interceptadas y un hombre sospechoso de haberlas enviado fue detenido.
El próximo viernes se cumplen 20 años de la muerte de más de 80 personas en Waco como resultado del asalto de las autoridades contra el rancho de la secta de los Davidianos.

No hay comentarios

Imágenes del tema: enot-poloskun. Con la tecnología de Blogger.